Archivos Mensuales: septiembre 2014

DRAMÁTICO ESCARNIO

En un paraíso asolado
una vieja robaba nabos
para sus nietos deshauciados
que ya ni tenían zapatos.
Saltó las verjas del campo,
otrora vergel sembrado,
y hundió dedos acerados
en el sustento del ganado.
Un silbido atronó el espacio,
un foco deslumbró su llanto:
rodeada de funcionarios
que ladrona la están llamando.
La abuela perderá las manos
de un solo y justiciero hachazo
para que el pueblo mutilado
lama la mano de su amo.
Resuenan de todos los palcos
fuertes, estruendosos aplausos:
de la vieja, el último acto
ha sido el de servir de escarnio.

LA MOSCA Y YO


Dormimos juntas,
la mosca y yo.
Nos retamos
en el silencio rítmico
que deja Korsakov,
en igualdad,
en negrura,
en vómito negro
de ojos caleidoscópicos.
Y no nos sinceramos
la una con la otra.
Ella vuela atrapada
en mi estructura
cual el destino escrito,
perpetrado por sus alas.
Y yo envidio su inconsciencia,
solo la simplicidad
de ser siendo algo vivo,
que se posa sin reposo,
que no piensa en ser presa
de mi apatía díptera.