REINVENCIÓN

Reinventarte es llegar a los cuarenta y cinco,
romper los títulos acumulados,
semiolvidados, así como la experiencia,
e ilusionarte por comenzar de cero
en la nada.
Con dos cojones.

Reinventarte es ir pariendo los hijos y los amores
como pare la cierva,
entre trampa y trampa,
entre disparo y disparo,
comiéndote la placenta de un solo bocado
para no dejar rastros,
aunque seas una irremediable vegetariana.

Reinventarte es seguir dedicándote al oficio
contra viento y marea,
aunque se te muera el primer anciano que cuidas,
aunque te salpique el primer pañal que cambias,
aunque se machee sin remedio
la primera marihuana que cultivas.

Reinventarte es sobrevivir a una enfermedad grave
y aprender a respetarte,
dejar al marido de hace veinte años
porque ya no te provoca nunca
el calambrazo que antes te daba al mirarlo,
y dejarse acompañar por la negra soledad,
que es muy cruel,
pero jamás está harta de nosotros.image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s